Ácido Hialurónico


El ácido hialurónico es, junto al colágeno, nuestro aliado en la lucha contra la pérdida de volumen y las arrugas producidas por el paso del tiempo.

Es un producto básico para la recuperación de la pérdida de agua. Actúa como antioxidante y su alto poder de hidratación en el tejido intradérmico aporta a la piel elasticidad, un aspecto más saludable, terso y luminoso y es mucho más duradero que el colágeno, contribuyendo a borrar las arrugas de una manera mucho más eficaz.

A partir de los 35 años nuestro rostro comienza a cambiar como consecuencia del descenso de nuestro capital de ácido hialurónico. Esto provoca la pérdida de volumen y la aparición de arrugas, en resumen: el envejecimiento de la piel.

Existen diversos tipos de ácidos hialurónicos que van destinados a las diferentes terapias como; aumento de labios, ojeras, hidratación y jugosidad en la piel, eliminación de marcas acnéicas, rejuvenecimiento de manos, escote y cuello, corrección de pequeñas arrugas y surcos.

Las zonas más comunes en las que se aplica son:

  • Contorno y comisura de los labios.
  • Volumen labial y facial (pómulos).
  • Patas de gallo.
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
  • Líneas de expresión. Surcos nasogenianos.

Sí con el paso de los años nuestra producción de ácido hialurónico desciende notablemente, en nuestra clínica te ayudamos hidratar tu piel para que vuelva a ser tersa.