Envejecimiento / Antienvejecimiento: vitaminas, iones, todo es verdad?


El envejecimiento / antienvejecimiento: Desde hace poco tiempo empecé a twittear, y observé que la mayoría de publicaciones de revistas mediáticas, abordan el tema de las vitaminas, de tratamientos dermo-cosméticos y de cómo sentirse sano.

Observé que cualquier cosa sirve, todo comentario es bien recibido con respecto al envejecimiento, al uso de las vitaminas, y a la alimentación que retrasa la aparición de los signos y sintomas del envejecimiento.

Sin embargo nada mas lejos de la realidad, el cuerpo es un sistema complejo de múltiples funciones que permanentemente está cambiando y las necesidades son distintas dependiendo de la edad, estrés, ejercicio, incluso el ritmo circadiano (noche / día).

La inmensa mayoría de las vitaminas, oligolementos, se encuentran de forma natural, pocos suplementos se necesitan administrar para situaciones de normalidad.

Pero dicho ésto, también he de decir que en situaciones de estrés, ya sean psíquico, como físico (deporte) y por qué no decirlo situaciones fisiológicas poco aceptadas como es el paso del tiempo, nos obliga a replantearnos dichas necesidades de vitaminas y complementos, ya que todas estas situaciones anteriormente mencionadas provocan fatiga orgánica y por lo tanto formación de radicales libres que nos dañan estructuras de nuestro organismo.

Estos radicales tienes como diana las fibras de colágeno, elastinas, fibrinas, etc. elementos fundamentales para la piel, articulaciones y tendones.

La pregunta es… ¿Qué vitaminas?, ¿qué oligoelementos?, ¿qué cantidades?  y ¿qué vía de administración?.

Observo en esos twist, que esta de moda los suplementos de colágeno hidrolizados, complejos vitamínicos, silicio orgánico, magnesio, batidos milagrosos verdes, los mas comunes, rojos, azules….etc. todos en dosis ya prefijadas y vía de administración oral. ¿Es correcto?

Por otro lado, ¿están exentas de contraindicaciones y o complicaciones?, la respuesta es que muchas de las vitaminas y oligoelementos pueden presentar problemas al acumularse en algunos tejidos así como interaccionan con algunos medicamentos y hay que tener cuidado con algunas patologías, tiroideas, renales y hepáticas.

Lo primero que debemos saber es cómo se encuentra nuestro medio interno, qué necesitamos, qué coeficientes de oxidación es el que tenemos. Esto se obtiene con una analítica especifica y un estudio exhaustivo corporal, buscando dos situaciones:

1)   Elementos prooxidantes.
2)   Elementos que nos previenen contra esta oxidación.

No todas las vitaminas son absorbidas correctamente por el tuvo digestivo, no todos los elementos que ingresamos por la boca llegan al lugar diana de actuación, ya que le organismo elimina el sobre exceso de dichos elementos.

¿Qué hacer?

Una vez determinado en que estado estamos y que situación tenemos, debemos articular un tratamiento adecuado individualizado que nos conlleve al estado óptimo de estabilidad corporal, para ello haremos ciclos de complejos vitamínicos endovenosos que pueden ir desde aplicaciones de una vez por semana hasta aplicaciones bimensuales.

Los complejos más frecuentes y en sus proporciones individualizadas son:

Vitamina C: fundamental para la piel y las mucosas glándulas hormonales, absorción de otras vitaminas y complejos minerales y últimamente se emplea para combatir cáncer, prevenirlo así como para disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia.

Complejos vitamínicos B2, B6 y B12: Importantes para la estabilidad de impulsos nerviosos.

Ozonoterapia: Oxigenación de los tejidos por la captación de hemoglobina de oxígeno, bloqueo de radicales libres por la activación del peróxido dismutasa.

Magnesio: Es el 5º mineral en importancia en el organismo y sirve para múltiples funciones corporales, función de la vitamina C, impulsos nerviosos, contracción / relajación de fibras musculares.

Selenio: Fundamental para el sistema inmune y aumenta la eficacia de la vitamina E.

Glutatión: Unos de los principales elementos como antioxidantes difícil de encontrar en la naturaleza, sólo se puede administrar vía endovenosa, aunque la n-acetil cisteína puede promover la formación de éste.

Zinc y Manganeso: Entre otras la utilizamos para combatir el estres oxidativo.

Como resumen decir que:

1)   Algunas vitaminas y minerales se pueden ingerir o vía oral, pero no todas.
2)   No todas las vitaminas y oligoelementos están carentes de complicaciones.
3)   Pueden interferir con medicamentos y estados patológicos.
4)   La administración endovenosa nos asegura la correcta absorción de estas vitaminas así como minerales.
5)   La correcta aplicación de las vitaminas y minerales se harán después de un estudio corporal como analítico.