Tratamientos estéticos.Los hilos tensores, el lifting facial sin cirugía


El éxito de una buena operación estética radica en que no se note. Y gracias a los hilos tensores en cirugía estética, ese es el resultado cada vez más habitual. La constante actualización con nuevos tratamientos y técnicas, hacen que los cambios sean imperceptibles: es el gran secreto de un buen retoque. El rey del que “no se note” también conocido como “lifting biológico” o “lifting facial sin cirugía”, es un tratamiento que poco a poco está aumentado su popularidad por su fácil y rápida aplicación; no suele llevar más de 45 minutos y se puede aplicar junto a otro tipo de tratamientos estéticos.

Aproximadamente a partir de los 40 años, el colágeno de la dermis disminuye por el envejecimiento celular. Se produce una pérdida de volumen del músculo y de la grasa facial, lo que hace que la piel comience a perder elasticidad y “sobrar”, por lo que da comienzo a la aparición de las típicas arrugas naso labiales y las llamadas arrugas de marioneta o labio mentonianas. También las partes más afectadas por el paso de los años suelen ser las mejillas, las cejas y otras como el cuello y la papada. El tratamiento con hilos tensores reabsorbibles, es una buena opción para minimizar los efectos de este envejecimiento. La utilización de un hilo compuesto de material reabsorbible en forma de un monofilamento, el mismo que se utiliza en las suturas quirúrgicas. Existen hilos de diferentes tamaños y tienen un tiempo de reabsorción de unos 90 días en el cuerpo humano.

Técnica muy segura, indolora y con resultados inmediatos, cuyo principal fin es el tensado cutáneo mediante la inserción de hilos en la dermis con una aguja guía. La principal ventaja es que no requiere de un largo reposo y además no es necesaria la hospitalización del paciente ni el uso de anestesia general. Al no ser necesarias las incisiones, no se produce sangrado ni deja cicatrices o marca alguna en la piel y al estar compuestos de un material biológico, son reabsorbidos de forma natural sin producir ningún tipo de alergia.

Los efectos de los hilos tensores son instantáneos y se consigue reafirmar y fortalecer la piel de la zona tratada, otorgándole un aspecto muy natural y saludable. El resultado definitivo se obtiene cuando se forma el colágeno, entre 1 y 2 meses después de la aplicación del tratamiento.

Aunque la zona donde más se suele aplicar este tratamiento de lifting sin cirugía es la cara, en mejillas y cejas, existen otros lugares donde se consigue reafirmar la piel notablemente como son el cuello, los brazos y en algunos casos en elevación de senos mamarios.